Collage Podemos

Image

Parte I

a) Hegemonía y discurso: Las encuestas de 2011 reflejaron que casi el 80% de la población estaba de acuerdo con lo que sucedía en las plazas durante el 15M. Desde entonces muchos nos hemos preguntado cómo transformar esa indignación en cambio político. Mediante el desborde de la representación tradicional, la herramienta Podemos ha planteado una opción viable para conectar esas dos realidades, articular esa mayoría social en una mayoría política, y abrir un ciclo nuevo que democratice desde sus cimientos la vida colectiva del país // Para construir formas de hegemonía transversal que sean capaces de sustraer el consenso y la obediencia de clases medias y populares a los bloques oligárquicos el campo político en el reino de España debe contar con un pluralismo político y social que va más allá del formato cultural y político de la izquierda // La CT ha mantenido mucho tiempo el monopolio sobre el sentido común: lo sensato y lo insensato. Eso se acabó, el sentido común ha cambiado de bando, la gente ha votado sin miedo por opciones “insensatas”. El caos son ellos, lo más insensato es que se mantengan en el poder.

Podemos parte del sentido común existente e interviene en él. No se trata de imponer al cuerpo social un determinado modelo basado en una supuesta verdad que poseen unos sujetos, los dirigentes, sino de llegar a una serie de nociones comunes capaces de configurar un sentido común al alcance de todos. La hegemonía no se conquista mediante la imposición de una supuesta verdad, sino mediante un trabajo de intervención en el mundo de los seres humanos realmente existentes. Podemos sale así del molde de la izquierda para constituir una hegemonía efectiva de las mayorías sociales y de los movimientos sociales. La identidad de izquierda, identidad imaginaria que conduce a la impotencia ha sido desplazada por un potente trabajo de configuración de hegemonía en la sociedad realmente existente, que no es de izquierdas, pero se opone a los desahucios, a las consecuencias de la deuda ilegítima, al pillaje, al empobrecimiento, a la casta político-económica y exige democracia // El neoliberalismo no se transforma simplemente votando por otros, sino produciendo nuevos valores desde todos los rincones de la sociedad // La identidad y la representación deben subordinarse al despliegue de la potencia social, a la articulación de la hegemonía. Someter la hegemonía a la identidad ha sido el límite histórico de la izquierda, establecer el primado de la hegemonía sobre cualquier tipo de rasgo identitario ha sido el grandísimo acierto de Podemos.

Lo interesante es el método, no el contenido. Lo importante es cómo se articula el discurso y cómo se hace llegar // Podemos nos ha enseñado que es fundamental una ética política que no se base en la ficción del Sujeto (y su Verdad). Que la identidad, la subjetividad, los signos y las pasiones, son parte fundamental de la política, mucho más que una supuesta verdad que pueda contenerse en un discurso // La unidad de la izquierda es importante, pero mucho más importante que la unidad de la izquierda es la unidad popular. Para conseguir la unión de la gente hay que hacer algo que nosotros hemos hecho: darles protagonismo // Desde la izquierda antagonista somos capaces de construir hermosas poesías, el problema es que son otros los que escriben el relato de nuestras vidas. La ruptura del pacto social surgido del 78 nos otorga la posibilidad de construir discurso antagonista a las lógicas neoliberales apelando al sentido común // Podemos ha demostrado que había una forma distinta de hacer política, que encajaba con un deseo social mayoritario sin traducción política. Hay una mayoría que está en contra de la corrupción y en contra de la política que pacta en contra de la ciudadanía y sin transparencia. Ha erosionado la desafección política que tanto interesa a los partidos del régimen. Cuanta mayor desafección política haya, mayores posibilidades tienen de mantenerse en las estructuras del poder

En España hay mucha gente enfadada, pero ese enfado no se produce de forma unitaria ni en torno a una identidad común. Eso ocurrió en América Latina y quienes fueron capaces de articular ese descontento fragmentado y convertirlo en un pueblo con voluntad de ejercer el poder fueron herejes para sus izquierdas // El ciclo de movilización abierto por Can Vies valida una hipótesis compleja pero que aventuramos hace tiempo: incidir sobre el campo electoral y, en consecuencia, sobre la estructura de oportunidades, reabriría el horizonte para el propio movimiento. Acabamos de iniciar una nueva etapa que promete más empoderamiento y menos resistencialismo. Quienes sean más audaces y sepan leer mejor los realineamientos políticos del momento ganarán la partida que ahora comienza

Parte II

a) Partido y movimiento: Siempre hemos dicho que estas elecciones son el primer paso para algo más. Ese algo más es ser un instrumento para que la gente de abajo tenga el poder, ni más ni menos // Ahora toca construir, sin sectarismos, sin ego-paranoias, a partir de lo que nos une y de lo que es común, con todas las autocríticas necesarias // Podemos no es tanto “el” movimiento (la modalidad de agencia política consiguiente), cuanto un interfaz que ha interferido (e interfiere ahora más, vista la mejora de las intervenciones de sus notables en los medios) en la articulación de la representación, tal y como la piensa el régimen // Podemos significa que la gente corriente puede hacer política, la misma política que hacen ellos. Y si la gente corriente hace política, eso significa que es posible rebelarse ante esta situación en la que la política es algo que se nos hace, no algo que hacemos. Que se abra un ciclo en el que la gente pueda decidir significaría algo tan básico como que la política que queremos es una cuyo objetivo tiene que ser mejorar nuestras vidas, las vidas de este 99% de la población, y no esa que están imponiendo los poderes financieros y gestionando sus contratados

La revolución democrática será una obra colectiva o no será. Lo peor que puede pasar es que recentralicemos la lucha en un solo punto y un solo actor (Podemos y lo electoral), desertizando/vaciando las prácticas, situaciones y experiencias que transforman el mundo aquí y allá // No hay que canalizar lo nuevo que irrumpe dentro de las formas, hábitos y normas de lo viejo, hay que desbordar esas formas. No es adaptarse a lo que hasta ahora ha sido posible, es hacer realidad lo que pensábamos como algo imposible // Si Podemos pretende empezar a construir para empezar a ir ganando posiciones debe contar con el apoyo y la participación de  las mayorías sociales // La creación de una nueva hegemonía cultural usando el término gramsciano no podrá conquistarse a través de una organización política encerrada en sus sedes o en sus politburós, sino con iniciativas dispuestas a encontrarse con otros, a ser más movimiento social y menos partido político // Podemos no se ha propuesto como partido político, sino como agregación ciudadana, que estamos articulando en estos momentos. Tampoco quiere ocupar un espacio ideológico, sino que ha procurado conectar con una mayoría social. No hablamos tanto de una transformación política como de una transformación sociocultural.

b) NO_Representación: Podemos ha abierto el escenario para una relación triangular entre la participación ciudadana, las luchas sociales y la expresión de las demandas en las instituciones, para intentar ir más allá de la democracia representativa y permitir una transformación profunda de la vida política, económica y social // No hemos depositado un voto de confianza, hemos depositado un voto de desconfianza. Porque el “no nos representan” del 15M no significa que queremos cambiar de representantes, o sea, cambiar a los gestores de nuestra miseria. Significa que este sistema no nos representa ni nos puede representar, y que queremos ser nosotr@s mismos nuestros gestores // El resultado de Podemos no certifica una vuelta de la representación sino más bien su contrario: la escenificación de una nueva relación política entre la ciudadanía y sus portavoces en las instituciones // Aun ejerciendo funciones de representación de los sectores explotados y oprimidos, un partido no deja de ser parte de un “juego político” que reproduce las relaciones sociales existentes y las legitima. Para evitar esto y generar un auténtico proceso de ocupación de las instituciones es necesario que los “representantes” no representen, sino que actúen dentro de las instituciones como apéndices de la mayoría social en resistencia.

c) 15M: El 15M no quería cambiar a los poderosos, quería cambiar las relaciones de poder // El partido como institución política puede una instancia de cristalización burocrática que frene a los movimientos de masas; pero en otras, puede ser el organizador de masas dispersas y políticamente vírgenes, y constituirse, por tanto, en instrumento de expansión y profundización de las luchas democráticas // La estructura diseñada para la fase de replicación ha sido pura metodología DRY/15M // Podemos y su “hablar popular” no son sino otra máscara de máscaras para introducirse en el centro del mundo de la representación dominante. Una máscara indistinguible e inseparable del metamorfismo subjetivo y organizativo que han experimentado las redes de redes posteriores al 15M. La gran ventaja de nuestra situación es que, gracias al espesor de la mutación tecnopolítica creada por el 15M, se puede ganar con un pueblo/plebe distribuido y empoderado y uno o varios líderes carismáticos desempoderados porque su papel, finito //  El gran cambio que se ha producido en estas elecciones es que el grito de la calle ha llegado a las urnas. La calle ha entrado en el sistema para intentar cambiarlo. Hemos saltado la valla que rodea al Parlamento (el europeo, de momento). Ya no hace falta rodear el Congreso, la protesta está dentro. Hemos pasado de tomar la plaza a tomar el escaño.

d) Círculos: Cada uno de los 400 círculos es el equivalente de una asamblea local del 15M, pero con la particularidad de que esta vez el movimiento social se da los medios de irrumpir en la esfera de la representación, de ocuparla // En el escenario pos 25M nos jugamos desbordarnos aún más, no replegarnos sobre nosotros ni siquiera sobre los círculos. Que todo el poder para los círculos no signifique impotencia para toda la gente que aún va a acercarse en el futuro. Tienen que existir diversas formas de participación. El desafío que tenemos ante nosotros no es crear un partido más, con sus “delegados” y su vida política autorreferencial, mirándose el ombligo, sino crear una ilusionante herramienta para construir mayoría popular // Necesitamos círculos potentes, debate interno vigoroso, incluso cierto antagonismo interno: la libertad es nuestra fuerza y el origen de nuestra inteligencia colectiva.

Parte III

a) Estrategia: La tarea, ciclópea pero posible, es politizar al máximo esos círculos, volverlos contactos reales, pasar de la web a la vida real // La experimentación debe continuar, la multitud no se dejará jamás encerrar en una forma-Partido. Ahora el reto es un municipalismo capaz de ganar, de articular alternativas reales, desde abajo, sin sectarismos ni patrimonialismos identitarios // A nivel local es donde se operarán los cambios más interesantes, toda vez que el impulso Podemos se debería de concretar en una apuesta municipalista capaz de dar respuesta a las demandas de articulación de la oposición al régimen. Dicha articulación, por descontado, no tendría porque operarse en los márgenes de la propia marca y bien pudiese ser que esta se recombinase con las experiencias de los movimientos a nivel local. Una gran mayoría social localmente organizada sería la mejor proyección de lo empezado por el 15M // El desafío de Podemos a partir de ahora: movilizar la indignación sin vaciarla de contenido, no matar la ilusión con demasiada “política”, hacer política con los círculos y desde ellos.

Un artigo feito a modo de collage con retazos de opinions publicadas nestas entradas anteriores:

https://revistapodemosou.wordpress.com/2014/06/07/podemos-despois-do-25m-resumen-de-artigos/

https://revistapodemosou.wordpress.com/2014/05/27/reflexions-entorno-ao-exito-de-podemos/

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: